Noticias Lanzamientos
Estás leyendo:
Pruebas de manejo Prueba de manejo: Renault Sandero R.S. 2019
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Pruebas de manejo

Prueba de manejo: Renault Sandero R.S. 2019

Después de un tiempo de ausencia, regresa el Renault Sandero R.S. ofertando uno de los planteamientos dinámicos más interesantes de lo que comercializa la marca […]
Prueba de manejo: Renault Sandero R.S. 2019

Después de un tiempo de ausencia, regresa el Renault Sandero R.S. ofertando uno de los planteamientos dinámicos más interesantes de lo que comercializa la marca francesa en México.

Habría que establecer de inicio que ésta variante se fabrica en Brasil, aunque la puesta a punto y desarrollo se ha llevado a cabo en Francia, por la división de Renault Sport que también plantea el Clio o el Megane Sport, aunque esos últimos no se encuentren disponibles en nuestro país.

Así, nos encontramos con un hatchback subcompacto cuya principal ventaja podría ubicarse en la relación costo/beneficio para los que, sin un presupuesto muy holgado, busquen un auto de prestaciones deportivas.

Renault Sandero R.S. detalle rin trasero

Si analizamos a los competidores, veremos que la alternativa más frontal podría ser el Suzuki Swift Sport. Es apenas 7 caballos de fuerza menos potente que el aquí analizado, aunque habrá que recordar que aquel es turbocargado, frente a la aspiración natural del Sandero. El precio marca una diferencia de casi 30,000 pesos entre la versión manual del japonés, frente a la única versión del francés de logo, que tiene un precio de 289,900 pesos.

Planteamiento estético

En el tema estético, el Sandero R.S. es un tanto obvio con los cambios. Se observan rines en negro de 17 pulgadas, distintivos con las siglas del preparador deportivo en varios puntos de la carrocería, un pequeño alerón que corona la tapa de la cajuela en la parte trasera y una parrilla un tanto diferenciada.

Renault Sandero R.S. frontal

Se suma lo evidente con layers en los costados que remiten a la bandera de cuadros. En general, se trata de pequeños detalles que a mi parecer le caen bien y no son tantos ni tan exagerados que pierda el buen gusto y hasta cierto punto la discreción del Sandero habitual.

Del interior

En el apartado del habitáculo, encontraremos que es lo que más pone en evidencia su origen de auto generalista. Su principal área de oportunidad es, sin duda, la calidad de los materiales. Se trata de plásticos generalmente duros al tacto, muy aterrizados al estrato de mercado que ataca el Sandero “normal”, pero que dejan espacio para una diferenciación que se antoja mayor para la variante deportiva.

 

Renault Sandero R.S. Interior General

Los asientos, específicos para esta versión, son amplios y cómodos. No influye tanto tu silueta para encontrar buen soporte lateral y mantenerte bien ceñido y al control en caminos con muchas curvas. El volante es uno de los elementos que más me gustan. El diseño favorece el control sobre todo cuando empiezas a exigirle ir de lado a lado. Como elemento dinámico, permite apuntar muy bien al pequeño Sandero en curvas, aunque no resulta lo más comunicativo debido a la asistencia electrónica, sin que esto se mal interprete como una desventaja, considerando que en ciudad se requiere mayor suavidad para las maniobras habituales de estacionamiento.

Infotenimiento y seguridad

En temas de equipamiento, la diferencia en prestaciones hace desear que las dos bolsas de aire frontales con las que se equipa el Sandero R.S. fueran cuatro para mejorar la seguridad, de nuevo, considerando que es un auto de corte deportivo. Eso si, existen frenos de disco ventilados adelante y sólidos en la parte trasera y complementan sistemas de control de tracción y de estabilidad, este último se desactiva con el modo de conducción Sport+, el tercero de los disponibles en el Sandero.

Renault Sandero R.S. pantalla central

El interior luce un tanto espartano, aunque no por eso se le observa limitado en cuanto a amenidades. El cluster solo cuenta con una pequeña pantalla donde se condensa la información de la computadora de viaje, mientras que la pantalla más grande en dimensiones (7 pulgadas) se encuentra en el centro del panel frontal. Ahí se opera el sistema de sonido, el navegador,  y también se proyecta la cámara de reversa.

Lo menos evidente, lo más valioso

En inglés hay una manera especial de decirle a los autos que parecen “de serie”, pero que gracias a modificaciones mecánicas entregan prestaciones por encima de la espectativa: sleeper

El Sandero R.S. podría pertenecer a esta categoría sin duda alguna. ¿Por qué? Bueno, más allá del tema estético o de equipamiento, el esfuerzo realizado desde Francia fue para asegurar que a nivel dinámico se cumpliera con un legado de casi 50 años de historia en el deporte motor.

Desde el momento en que enciendes el 2.0 lts de cuatro cilindros te das cuenta que mucho dista del 1.6 montado en el Sandero “terrenal”. Tiene una nota de escape un tanto ronca que se ve acentuada conforme van creciendo las rpm´s.

Renault Sandero R.S. motor

Son 145 caballos de fuerza lo que se producen por este bloque de 16 válvulas, mientras que las 146 lb-pie de par se comienzan a sentir en la parte media del tacómetro, por ahí de las 3,700 rpm.

Primero divertido, después potente.

Leerlo o verlo en el papel poco te puede decir lo que representa en el pavimento, pero es un auto de respuesta lineal y decidida. Sin duda lo que comienza a hacer sentido es que la transmisión manual de 6 cambios tiene un escalonamiento tan corto que parecería que no hay perdida de revoluciones entre cambio y cambio. Todo el momento, de primera a cuarta (la quinta y la sexta estan más para descansar el motor en carretera) estas en la zona ideal del motor. El recorrido físico de la palanca no es tan breve, aunque si tiene esa sensación mecánica al pasar de velocidad en velocidad que uno busca en este tipo de autos.

Renault Sandero R.S. Lateral

Este no es un auto para rectas. El 0 a 100 km/h se anuncia en cifras oficiales en 8.5 segundos y la velocidad tope tampoco es que sea tan espectacular. En cambio, tenemos suspensiones diseñadas en específico para esta variante, con barras estabilizadoras puestas a punto de manera puntual y que aseguran un desempeño en pista o caminos revirados bastante notable.

Su trabajo está tan bien logrado que incluso permite un poco de abuso. Puedes confiar en que, si tu conducción es la correcta, el Sandero R.S. se le pone a la par al bien logrado Swift Sport. Incluso me aventuraría a decir que podría superarlo en un circuito (ni modo, tendremos que armar la comparativa para descubrirlo).

Así, probablemente estamos ante el vehículo más interesante de Renault en nuestro país desde el plano dinámico. Un pequeño envase funcional en la ciudad que entrega retribuciones al conductor en su ambiente ideal y que sin duda tiene la capacidad de sorprender a quien tenga la osadía de dejarse ir simplemente por las apariencias.

Renault Sandero RS Cabeceras