PUBLICIDAD

Prueba: Jeep Grand Cherokee 25 aniversario

Escrito por: Raul Ferra

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

25 años lleva la marca Jeep dando de qué hablar, y desde su nacimiento siempre se ha distinguido como uno de los objetos de deseo para muchos, no importa el sexo: hombres, mujeres. Siempre es bien visto.

La firma con más éxito en los últimos tiempos es Jeep. Y no es para menos, hemos visto grandes apuestas por parte de esta firma desde 1993, cuando fue lanzado por primera vez, y desde ese año hasta la fecha hemos disfrutado de grandes versiones.

 

Después del Wrangler, el modelo más icónico e importante para Jeep es, sin duda, la Grand Cherokee, que desde su lanzamiento original —allá por 1993— cambió las reglas del juego al convertirse en la primera SUV construida sobre un chasis monocasco. Esto sin mencionar que desde entonces es el modelo más lujoso y tecnológicamente avanzado de la marca estadounidense.

Por esto, Jeep decidió lanzar una edición especial, para conmemorar los 25 años de su nacimiento. Esta edición está limitada a 300 unidades, y seguramente será un vehículo buscado en las concesionarias.

En la parte exterior, este Jeep Grand Cherokee Sterling 25 Aniversario —nombre correcto del modelo—, mantiene la parrilla de siete barras, pero en color negro brillante. El grupo de luces no cambia y le integraron emblemas que hacen alusión a los 25 años. Los acentos en color de la carrocería y los rines de 20 pulgadas, te remiten a los que fueron lanzados con la primera generación. Al interior tiene la misma configuración que el resto de la gama.

Viene equipado con el multipremiado Pentastar V6 de 3.8L que desarrolla 290 caballos de poder, con un torque de 260 libras pie y una transmisión automática de ocho velocidades, con tracción 4×2. El comportamiento de este Jeep es bueno sin importar que no haya sido creado para el off-road.

No te pierdas: Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018, ¡YA EN MÉXICO!

Me gusta la posición de manejo, y más cuando estás detenido en el transito habitual de la ciudad. Gracias a la altura, los baches que son muchos no te detienen; es un auto sólido que se conduce con mucha personalidad en todo terreno, y si en algún momento lo llevas a la terracería también hará un gran papel. En carretera, es una delicia estar abordo, ya sea como piloto o como acompañante; la suavidad de la suspensión y la puesta punto de la dirección hace un buen trabajo, y eso se refleja en: insonorización, un gran confort y seguridad. Creo que los temas que Jeep tiene que mejorar son la resolución de la pantalla y la actualización de los gráficos, lo menciono no porque sean malos, sino para que pueda estar al mismo nivel.

Opinión:

Jeep, en los últimos tiempos, se ha posicionado como una marca que ofrece mucho lujo al interior, y el diseño exterior mantiene los rasgos de sus orígenes. Mecánicamente tiene una oferta de motores importantes que son eficientes. Solo para dar un dato, este Grand Cherokee te otorga 11.1 km/l de consumo; una gran opción si decides comprarlo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD