PUBLICIDAD

Prueba: KIA Sedona

Escrito por: Marco Sarmiento (@PinchePooh)

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

No todos los días se puede manejar la preserie de un vehículo, pero cuando tienes la oportunidad debes disfrutarlo al máximo. Este es el caso de Sedona de KIA, que llegará oficialmente a México en septiembre próximo.

Kia Sedona Tablero

Justo a la mitad de mayo, KIA nos proporcionó por adelantado la prueba de manejo de la nueva Sedona. Para realizar este ejercicio pudimos convivir algunos días con una preserie del vehículo perteneciente al área de ingeniería de la marca. Con este modelo se llevan a cabo los estudios para la futura homologación de la versión final que se venderá en nuestro país.

Enorme

Como era de esperarse, esta Sedona ya ha recorrido bastantes kilómetros en pruebas extenuantes en los caminos de México, pero a pesar del abuso con el que generalmente se trata a estos vehículos, puedo asegurar que ‘no le duele nada’, se nota un producto muy bien ensamblado, sólido y con la calidad propia de una marca que confía al 100 % en su sistema de garantías.

Kia Sedona Pantalla

Una vez que le quitamos todo el camuflaje, podemos notar una minivan que en realidad no parece tal; creo que el detalle se encuentra en el frente, pues cuenta con un cofre alargado que termina en un ángulo prácticamente recto que cae hacia el piso abruptamente; justo en esta zona encontramos la parrilla institucional de la firma coreana. Cuenta con faros LED y luces de niebla en la parte baja. La importancia de la configuración de este conjunto es que se acerca más a lo que se puede ver en un SUV y no es el clásico frente en uña de una minivan.

Los laterales son largos a la vista gracias a las líneas horizontales que lo cruzan, cada flanco equipa puertas traseras deslizables que abren y cierran con el toque de un botón; atrás encontramos una quinta puerta muy acorde en diseño con la gama de SUV de la marca.

PUBLICIDAD

Kia Sedona Palanca

Sin límite de espacio

Sedona cuenta con un espacio interior envidiable y es justo ahí donde se ve reflejada su naturaleza de minivan, pues al medir más de cinco metros de largo cuenta con el área suficiente para albergar a siete pasajeros cómodamente sentados, los asientos de la segunda fila son tipo capitán. Recordemos que la unidad de prueba es una preserie, por lo que algunos de los elementos de confort podrían no incluirse en la edición final, tal es el caso de las pantallas del sistema de infoentretenimiento que se encuentran colocadas en las cabeceras de la primera fila de asientos, éstas probablemente se encuentren en la versión tope de gama, aunque aún no se llega a la configuración final. Lo que es un hecho que estará incluido es el quemacocos doble, el cargador por inducción, el aire acondicionado automático de tres zonas, las puertas laterales y trasera automáticas, y los sensores de estacionamiento.

Tras el volante

Una vez en la posición de manejo adecuada, puedes disfrutar de una muy buena dosis de comodidad. Todo, tanto en el tablero como en la consola central, está dirigido al puesto del conductor, por lo que basta estirar un poco la mano para poder manipular la calefacción, el sistema de infoentretenimiento o incluso hacer uso de alguno de sus múltiples portaobjetos.

Cuando el motor cobra vida no puede esconder que se trata de un V6, pues el sonido es inconfundible, específicamente se trata de un 3.3 litros que desarrolla 276 caballos de fuerza y 248 libras pie de torque acoplado a una transmisión automática de seis velocidades. Los cambios son bastante precisos y están puestos a punto para privilegiar un bajo consumo de combustible, el V6 puede resultar sediento, pero nada que no se vea en los motores de esta naturaleza.

Una vez en marcha descubres que es muy fácil olvidarte del tamaño de Sedona, pues la conducción se comienza a antojar un tanto deportiva en cuanto aceleras; sí, no es común que el manejo deportivo salga a colación al probar una minivan, pero por momentos llega a sorprenderte la agilidad con la que se mueve por el asfalto.

Aun cuando roza los límites de conducción, no se trata de un auto para correr y hay que considerar su tamaño y peso a la hora de frenar, pues, aunque el sistema de frena- do cumple cabalmente a la hora de hacer su trabajo, no es recomendable abusar de la física.

Esperamos su lanzamiento a principios de septiembre.

Kia Sedona Trasero

Opinión: 

No soy fan en lo absoluto de las minivans, pero creo que Sedona puede hacerme cambiar de idea, puesto que no parece una y su manejo es lo suficientemente dinámico para olvidarte que mide más de cinco metros y pesa más de dos toneladas. Hay que analizar los consumos de combustible en las versiones finales, pues el V6 puede resultar muy sediento.

Prueba: Kia Soul EX Pack

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD