PUBLICIDAD

Prueba: Suzuki Swift Sport

Escrito por: Marco Sarmiento (@PinchePooh)

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Desde la renovación del Swift se generó la gran expectativa por la llegada a nuestro mercado de la versión más atrevida de su gama, la Sport. Ya llegó, ya está aquí y créanme que la espera valió la pena.

Suzuki Swift en pista

Sin temor a equivocarme, puedo asegurar que este es el Swift más divertido que he manejado. Supera por mucho el manejo de la generación anterior y además luce mucho más atractivo por dentro y por fuera.

Todo comenzó una mañana de mayo en un kartódromo, creo que fue amor a primera vista, pues no puedo negar que a pesar de mis gustos sobrios, el color amarillo en contraste con los stickers y las superficies plásticas negras me atraparon de inmediato, y hasta el momento no pueden salir de mi cabeza (y no quiero que salgan). Si al impacto visual le sumamos el ronroneo del motor, tenemos como resultado una primera impresión de esas que nunca se olvidan.

PUBLICIDAD

Suzuki Swift Sticker

Escultural

Como Suzuki nos lo había adelantado, la nueva generación de Swift llega con una imagen más juvenil y estilizada. Esta versión en específico hace gala de un frente que luce poderoso, con ángulos agudos que afilan a la perfección la enorme parrilla hexagonal que en el Swift Sport es considerable- mente más grande que en otras versiones, además se le incorporaron rines de 17 pulgadas fabricados en aleación de aluminio. En la parte trasera destaca el pequeño alerón colocado en la parte alta del medallón de la quinta puerta.

Suzuki Swift trasero

Más abajo se nota de inmediato el sistema de escape que termina en dos puntas y que está envuelto por el difusor con un acabado tipo fibra de carbón.

Suzuki Swift escape

Centro de control

Al interior, encontramos materiales muy al estilo japonés; es decir, buena calidad en cuanto a tacto, combinados con superficies con plásticos más rígidos visiblemente hechos para durar.

Los asientos están forrados en tela y cuentan con una gran sujeción lateral; en el panel de instrumentos con- tamos con diferentes configuraciones que te permiten monitorear desde la potencia y el torque hasta las Fuerzas G generadas al estar en marcha. Por todo el interior se encuentran alusiones al carácter deportivo de este Swift, pues presenta varios detalles en rojo, aluminio y emblemas con la leyenda Sport.

Suzuki Swift interior

Mención aparte merece el nuevo volante deportivo que cuenta con la parte baja plana y que, además de los mandos del sistema de infoentretenimiento, cuenta con insertos de acabado piano black.

¡Ignición!

Sí, el nuevo Swift Sport está muy bonito, también es muy cómodo pero lo que realmente importa es lo que es capaz de hacer en el asfalto, pues no es para menos el desarrollo que llevó a cabo la marca.

Suzuki Swift faro

El motor es un 1.4 litros turbo que desarrolla 140 caballos de fuerza y un nada despreciable torque de 170 libras pie. Detalle importante es el hecho de que este motor está relacionado a una transmisión manual de seis velocidades con cambios sumamente cortos y ágiles.

En la pista se comporta con el aplomo de un verdadero auto de competencia, tal vez la potencia no parezca mucha por sí sola, pero si tomamos en cuenta el peso de menos de una tonelada, es cuando logramos explicar el por qué se convierte en uno de los vehículos más divertidos de manejar de la actualidad.

Suzuki Swift sticker faldon

No pretende ser el más veloz, pero las sensaciones que transmite debido al buen matrimonio entre motor y transmisión te hacen pensar que te encuentras a bordo de un go-kart. Para ello también contribuye el buen trabajo de la suspensión y lo bien que apunta la dirección.

Es un vehículo sumamente sólido y compacto, que es capaz de arrancarte un buen número de sonrisas con sus reacciones explosivas y que, de forma contrastante, es muy cómodo para manejar en la ciudad. Pocos autos manuales me generan adicción y este es uno de ellos.

Suzuki Swift frente

Opinión: 

Pocos vehículos con transmisión manual logran emocionarme tanto; ya lo había comprobado con la versión Boosterjet, pero con este Swift Sport desarrollé una relación muy especial, pues hay algo mágico que no me permitía dejar de acelerar a la menor provocación y se lo agradezco.

Suzuki Swift ficha tecnica

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD