PUBLICIDAD

Test Drive: Volkswagen Tiguan R-Line 2019

Escrito por: Redación AutoBild

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Después del contacto durante su presentación, tocó el turno de convivir con la Volkswagen Tiguan R-Line durante un periodo mayor. Relucen detalles de funcionamiento.

Es indudable que una de las mejores decisiones que pudo tomar Volkswagen con respecto a sus variables R-Line tiene que ver con la ubicación de las mismas dentro del catálogo de producto. Así, pasó de ser una versión tope de gama, cosa que, por ejemplo, a la Tiguan la ubicaba en una etiqueta de precio incluso prohibitiva para las referencias en competidores y que ahora la pone por debajo de la versión tope.

Así, tenemos una Tiguan R-Line que no aprovecha el bloque de 2.0 TSI, sino el 1.4 TSI de las versiones “básicas” y le añade algunos condimentos del lado de la estética y el equipamiento. Que al final si se le brinda lectura con el comportamiento como consumidores, termina siendo atractivo para muchos.

Al motor:

El 1.4 TSI produce 150 HP, suficientes para el uso habitual en ciudad y carretera. La tracción es delantera y la transmisión automática DSG. El bloque de cuatro cilindros ofrece la capacidad de desconectar el funcionamiento de dos de ellos cuando se maneja consistentemente.

Hablando del motor, una de las grandes bondades tiene que ver con la capacidad de desconectar dos cilindros. Si no se sucumbe ante la tentación de disfrutar de aceleraciones haciendo trabajar al turbo al máximo, podrían conseguirse consumos bastante decentes.

Diseño:

El interior cuenta con detalles específicos para la versión, lo que suma a una propuesta estética muy bien planteada. El centro de infotenimiento es amigable en su manejo, mientras que la posición tras el volante cómoda.

Por fuera podemos ver rines de diseño específico para la versión, detalles R-Line en diferentes puntos de la carrocería. Añadiríamos apertura automática de cajuela, aunque los comentarios en general son muy positivos.

Manejo:

El aspecto que más destaca tiene que ver con la versatilidad. Un conjunto que no penaliza en consumos, divertido en carreteras de montaña y cómodo en ciudad. Los puntos de cambio de la DSG se perciben largos para la circulación en ciudad.

Si de seguridad hablamos:

La propuesta está completa entre los programas de asistencia a la conducción pasivos y activos, como también por la presencia de bolsas de aire frontales, laterales y tipo cortina. Al final si se analiza la propuesta/costo se verá que cumple en todas las áreas.

Ficha técnica Volkswagen Tiguan 2019

El Volkswagen Beetle se despide en 2019

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD