PUBLICIDAD

Pérdida total

Escrito por: Marco Sarmiento (@PinchePooh)

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Existen muchos mitos alrededor de la razón por la cual una aseguradora dictamina una pérdida total, pero la realidad puede ser completamente diferente.

Es común pensar que con el simple hecho de que en un percance se abran las bolsas de aire es suficiente para declararlo como pérdida total, pero en realidad hay más razones, además de existir diferentes formas de determinar el valor a indemnizar por esta pérdida.

auto chocado

Causas de pérdida total:

Por percance

La pérdida total se determina cuando los daños del vehículo siniestrado son entre el 65 y 75 % del valor comercial de tu auto; es decir, si el auto tiene un precio comercial de $100,000 pesos y las reparaciones superan los $65,000 pesos, simplemente se vuelve impagable.

Robo

La pérdida total se puede reclamar después de 15 días naturales de haberse denunciado, y aplica en caso de que el vehículo no se encuentre o se encuentre con daños que superen la proporción antes mencionada. Para hacerla válida se debe presentar la averiguación previa certificada por un MP.

Por desastre natural

Esta contempla daños por aplastamiento, incendio, desbielamiento por inundación (para hacerse válida el motor debe estar desbielado, no basta solo con el daño a los interiores). Dichos eventos se pueden dar en circunstancias como terremotos, tormentas, erupciones volcánicas o huracanes.

Puntos a tener en cuenta para hacer válida la indemnización:

Cobertura

Aunque no lo creas, hay aseguradoras que pueden tener algunas restricciones para responsabilizarse por una pérdida total, por ello siempre hay que confirmar que la cobertura se adecúe a tus necesidades.

El monto a asegurar

Existen básicamente dos montos: el valor comercial que se determina con herramientas como el libro azul, tomando el precio al momento del percance; esto puede castigar notablemente el cálculo final del monto de indemnización.

La otra opción, y la más recomendable, es asegurar el vehículo por un valor convenido, es decir, el asegurado y la aseguradora acuerdan un monto máximo al momento de contratar la póliza y se respeta hasta el final del contrato.

Dentro del arreglo se debe especificar el destino de los restos del auto, puesto que es posible que queden en manos del usuario y de esta manera él disponga a su antojo de ellos, o pueden quedar a resguardo de la aseguradora. Para que esto ocurra debes entregar todos los documentos y poderes para hacer la trasferencia de propiedad.

Comprueba y compara los servicios y ventajas de diferentes aseguradoras y analiza a consciencia tanto tu contrato como la póliza, así puedes obtener las condiciones que resulten más convenientes para ti en todo tipo de siniestros.

 

PUBLICIDAD

Explosión que salva vidas

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD