Conoce nuestros sitios
Estás leyendo:
Cambio de llanta: maña sobre fuerza, aprende cómo
Comparte
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.
¡Mantente alerta! Todo lo que debes saber sobre COVID-19

Servicios

Cambio de llanta: maña sobre fuerza, aprende cómo

Cambio de llanta. La ponchadura de una llanta es un factor al que posiblemente tengas que enfrentarte. Cambiarla no es tan complicado.
Escrito por: Redacción AutoBild

	     Cambio de llanta: maña sobre fuerza, aprende cómo

Cambio de llanta. La ponchadura de una llanta es un factor al que posiblemente tengas que enfrentarte. Cambiarla no es tan complicado.

Una de las situaciones más incómodas para los automovilistas es experimentar, en el momento menos oportuno, la ponchadura de una llanta. Quizá este tema sea común para algunos lectores, pero para otros es un asunto de preocupación porque nunca lo han hecho o simplemente porque no se cuenta con la fuerza física necesaria para hacerlo, y si a eso le sumas condiciones como poca visibilidad o lluvia, el panorama se complica. Aquí te damos unos consejos para que de la manera más sencilla, cambies tu neumático de forma segura y más fácil.

  1. Apártate del camino

Este video te puede interesar

Lo primero que tienes que considerar es escoger bien el lugar donde vas a hacer el cambio de llanta: tu auto debe estar en un lugar seguro, plano y alejado de la circulación, para que estés visible, el auto permanezca inmóvil y seguro cuando el gato lo esté levantando.

  1. Coloca las señales de emergencia

Saca de la cajuela los triángulos reflectores y colócalos al menos 50 metros de tu auto; en vías de doble sentido hay que colocar otro a 50 metros por delante del vehículo. Te recomendamos que enciendas también las luces, de esta forma le avisarás a los conductores que estás en una situación de emergencia.

  1. Evita movimientos peligrosos

Si encuentras una piedra, puedes ponerla detrás o delante de cualquier llanta para que el carro no se mueva y continúes de forma segura el cambio de tu neumático.

  1. Saca la herramienta

Sólo hasta que el auto esté estacionado en un lugar seguro, plano, asegurado de que no se va a mover y que hayas colocado las luces de emergencia atrás y adelante, podrás entonces sacar la llanta de refacción y la herramienta que requieras, una operación con la que quitarás la atención de la carretera. Del lugar donde se encuentre la llanta de refacción desmóntala y revisa que esté apropiadamente inflada, de preferencia que tenga siempre el doble de presión de aire; si durante mucho tiempo no la hemos necesitado puede ser que lo haya perdido. Nunca coloques una llanta de repuesto por debajo de su presión porque puede reventarse en marcha. Saca la llave de cruz, gato, guantes de trabajo (opcionales), y si es de noche, además de todo lo anterior, necesitarás una lámpara.

Cambio de llanta: se puede hacer sin gran esfuerzo

  1. Fuera tuercas

Una vez que tengas toda la herramienta lista, el siguiente paso es aflojar las tuercas de la llanta ponchada. Si tiene tapones, retíralos para que la llave entre perfectamente. Remueve las tuercas o birlos con ayuda de la llave de cruz; si tienen tapones que las cubren puedes sacarlos con un gancho pequeño. En algunas ocasiones las tuercas están muy apretadas y es difícil aflojarlas, en estos casos deberás pararte sobre la llave de cruz para aflojarlas con la ayuda del peso de tu propio cuerpo, de esta manera será muy fácil retirarlas y verás que el empleo de la fuerza física no será un impedimento para continuar. Recuerda que las tuercas se aflojan en el sentido opuesto de las manecillas del reloj y en diagonal.

  1. Levanta el coche

Una vez que estén todas las tuercas aflojadas y antes de retirarlas, hay que levantar el coche con el gato y para ello hay que colocarlo en una zona reforzada del chasis que esté lo más cercano de la rueda (el manual indica el punto correcto). Antes de retirar las tuercas y la rueda, ésta tiene que estar totalmente en el aire. Hay que estar completamente seguros de que cuando subamos el carro, éste no se incline.

  1. Protégete con la llanta

Ya con la rueda libre entonces podemos desmontarla. Coloca la llanta debajo del auto, esto servirá de protección por si el carro cae, en caso de que no hayas puesto correctamente el gato.

Más claro ni el agua

  1. Coloca la llanta de refacción

Coloca la rueda de repuesto y las tuercas que hemos retirado antes en forma diagonal, apriétalas y apóyate nuevamente con el peso de tu cuerpo sobre la llave de cruz para que la presión sea mayor y queden completamente atornilladas. Coloca en cada tuerca su protección y coloca el tapón de la llanta. Retira el neumático ponchado que te sirvió de apoyo para cargar el auto y guárdalo en la cajuela.

  1. Baja el coche con precaución

Una vez colocada la llanta de repuesto, retira el gato cuidadosamente y guárdalo en su estuche junto con las otras herramientas.

  1. Desarma las señales y guárdalas

Antes de abandonar el lugar, recoge los triángulos de señalización de peligro del camino y guárdalos en la cajuela. No olvides retirar la piedra y ponerla alejada del camino. Cuando pases por la primera gasolina comprueba que las cuatro ruedas del coche llevan la presión correcta. Si tu llanta de refacción es de las temporales, no manejes a altas velocidades (arriba de 60 kilómetros) y asegúrate de reemplazarla lo más rápido posible.

comic-cambio-de-llanta

¿Cómo afecta el ángulo de las llantas a la suspensión y la dirección?

¿Qué tema te interesa?