Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse La Finale

Por: Redacción AutoBild 09 Abr 2018
El plazo se cumplió al fabricar 450 unidades en diez años, hoy Bugatti cierra un gran capítulo en la industria automotriz, por lo que ya […]

					Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse La Finale

bugatti-veyron-grand-sport-vitesse-la-finale-001-1

El plazo se cumplió al fabricar 450 unidades en diez años, hoy Bugatti cierra un gran capítulo en la industria automotriz, por lo que ya esperamos a un gran sucesor.

“El rey ha muerto, viva el rey” es la frase con la que definitivamente tengo que abrir este espacio al dedicarlo al auto que marcó toda una década desde que se mostró y se vendió el primer ejemplar en 2005. Bugatti ha cerrado definitivamente el capítulo del auto con el apellido del ingeniero y piloto perteneciente a la misma marca y que en 1939 ganó las 24 Horas de le Mans, Pierre Veyron.

El auto de producción más potente del mundo dejó huella gracias a eso, al desarrollo de tecnología que se adelantaba a su tiempo para superar los 400 km/h o incrustar dos motores V8 en su parte trasera y no conforme con eso agregarle cuatro turbocargadores para alcanzar lo que parecía lejano en un auto que podía recorrer las calles y desarrollar 1,000 caballos de fuerza para alcanzar el record mundial Guiness que presumía la mayor velocidad por encima del resto en el planeta.

Es así como la historia del más grande y al que todos quisieron vencer llega a su fin con una edición especial más, pero que al mismo tiempo se convierte en la más especial al denominarse como La finale.

Presentado de manera oficial en el pasado Auto Show de Ginebra, el Veyron número 450 llegó diez años después y haciendo honor al primero que se construyó con los mismos colores de la carrocería (rojo y negro) pero en esta ocasión invertidos.

Si bien no hubieron cambios significativos a los largo de estos diez años, lo más importante fue el aumento de potencia cuando llegó la versión Grand Sport Vitesse, sobre el cual está montado y utilizando el mismo motor de 16 cilindros (W16) de 8 litros desplazando 1,200 hp a las cuatro ruedas mediante una transmisión secuencial de doble embrague de 7 velocidades, mejor conocida como DSG.

El modelo de una sola edición ya tiene dueño, un jeque árabe que pagó alrededor de 1.7 millones de euros por él. Ahora solo nos queda esperar cuál será la siguiente monstruosidad de Bugatti en la que es casi un hecho que llegará la tecnología híbrida para superar a los hypercars actuales.

Imágenes:

Fuente: Redacción

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
BFGoodrich, cuando la pasión se encuentra con el desempeño
Descarga AQUÍ el especial del mes BFGoodrich, cuando la pasión se encuentra con el desempeño ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas