PUBLICIDAD
qx801.jpg

Infiniti QX80: Poderoso e inteligente

Escrito por: Redación AutoBild

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Desde Charleston, Carolina del Sur, en los Estados Unidos, traemos todas las impresiones de manejo y las mejoras físicas del SUV de lujo más grande que Infiniti tiene en su portafolios de productos; esta segunda generación tiene cambios mínimos, pero los justos para mantenerlo actual.

Lo primero que destaca en el exterior son los grupos de luces frontales y el rediseño en la fascia delantera, así como las luces de niebla. Dentro de esta renovación, el cofre también tuvo un añadido: un par de líneas que visualmente provocan robustez mayor de lo que ya es, y con este cambio las dimensiones crecieron. De la parte lateral resalta el estribo, que ahora es un poco más amplio y prioriza el apoyo del pie, dando como resultado que el acceso al interior a la cabina sea más fácil; la trasera fue la que menos cambios sufrió, las calaveras vienen con tecnología LED y se mejoró el detalle del cromo en la tapa de la cajuela, un rediseño en el spoiler. 

Otro de los grandes atributos de este SUV es el interior, y lo primero que resalta es la gran calidad de los materiales y el ensamble. Los asientos se muestran en piel, los dos delanteros y traseros son tipo cubo o tipo capitán; la tercera fila es amplia y de banca corrida; todos los lugares son cómodos y con gran espacio entre ellos. Destaca la insonorización al interior de la cabina, tal como si estuviéramos en una biblioteca. El volante tiene un muy buen agarre, además que los controles de audio y los de la computadora de viaje están dispuestos allí. Las pantallas individuales están en las cabeceras y tienes la posibilidad de que el audio sea independiente.  

Mecánicamente mantiene el mismo motor V8 5.6 L de 400 caballos de fuerza y un torque de 413 libras pie, lo acopla una transmisión automática de siete cambios tracción integral con opciones a modos de manejo. Los neumáticos son nuevos, lo mismo que la configuración de los amortiguadores y una mejora para evitar el roleo de la carrocería. Adicional a esto, le integraron la cámara de reversa en el espejo retrovisor. La capacidad de arrastre que tiene este QX80 es de 3,855 kg.

 

Atrás del volante

Tal y como lo esperaba, el manejo prácticamente es el mismo al que conocemos. Fiel a la tradición Infiniti, QX80 es un vehículo con muy buenas cartas de presentación. Como se los mencioné, uno de los atributos es la insonorización, pero también presume un manejo seguro y con una gran potencia al arranque; no es para menos, con el tamaño de motor que porta lo menos que podría esperar sería eso. Pero me dio curiosidad saber cómo se comportaba en las carreteras de Charleston, por lo que agradecí que justo los días que estuvimos en la prueba, el clima se comportara de frío a lluvioso, dejando ver que es un producto sólido, bien plantado en el asfalto. Después de circular algunos kilómetros y varias horas, no hubo fatiga ni atrás del volante ni de copiloto. Para ser sincero, son poco perceptibles los cambios que anunciaron le habían hecho a la suspensión, y más cuando manejas en carreteras tan controladas como las americanas y comprometes poco la dinámica del auto. Me hubiera gustado manejarla en algún lugar donde los accesos son difíciles y el camino complicado. ¿Por qué lo digo? Porque este SUV tiene las capacidades.

No puedo dejar de compararlo con Nissan Armada, con quien comparte plataforma y una que otra tecnología, pero también tiene esas bondades del trabajo off-road. Estoy completamente seguro que QX80 puede librar esa batalla sin problemas. Todos quienes lean este artículo se preguntan: ¿Contra quién compite? Pues va directamente con dos americanas: Cadillac Escalade y Lincoln Navigator… y los directivos de la marca se aventuraron a decir que contra Mercedes-Benz GLS, esta última no estaría tan seguro que pudiera ser un rival directo, o bueno quizá si… pero QX80 tiene muchas áreas de oportunidad que cubrir, y para ser honesto, las americanas tienen características diferentes. Con esto no digo que no sea un buen producto, no lo malinterpreten, solo que debo dejar claro que estamos frente a la actualización de una segunda generación que no tiene mucho tiempo en el mercado mundial y que poco a poco se ha ido abriendo paso para ganarse una buena rebanada del pastel del segmento de los SUV grandes y vaya que es difícil competir contra quienes tienen ya tiempo allí.

 

Mi opinión

Es cierto que los cambios son mínimos, hablando de la estética exterior e interior; mecánicamente se mantiene, pero con algunas mejoras en amortiguadores, suspensión y una nueva generación de rines. Donde no puedo creer que siga igual es en el sistema de infoentretenimiento, allí existe una gran área de oportunidad si es que quieren seguir en la pelea, lo digo porque la competencia le ha puesto empeño a ese apartado. Hasta el cierre de esta edición desconocíamos los precios, pero de lo que estoy seguro es que estará por arriba del millón y medio de pesos, y con esa cantidad puedes acceder a un auto con Apple Car Play, esto es para poner un ejemplo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Notas Relacionadas

No encontramos notas relacionadas.