Conoce nuestros sitios
Actualidad Pruebas de manejo
Estás leyendo:
Sin categoría La Importancia de las Bujías
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

La Importancia de las Bujías

Que no pierda la chispa Las bujías son componentes que tienen que ser reemplazados constantemente. Es necesario cambiarlas al final de su vida útil para […]
Escrito por: Redacción AutoBild

	     La Importancia de las Bujías

Que no pierda la chispa

Las bujías son componentes que tienen que ser reemplazados constantemente. Es necesario cambiarlas al final de su vida útil para un óptimo funcionamiento del motor.

Lo más común es realizar un cambio de aceite, estar al tanto de los niveles de fluidos y checar el desgaste de las llantas; estos son elementos que se aprecian a simple vista, pero existen otros, como las bujías y los frenos, igual de importantes y que no son tan accesibles para el ojo común.

Las bujías son piezas indispensables en tu motor, son las encargadas de dotar la chispa que inicia la combustión interna, y al estar expuestas a altas temperaturas sufren un desgaste normal. Una chispa deficiente puede ocasionar mala combustión reflejándose en niveles altos de contaminantes, mayor consumo de combustible y pérdida de la potencia.

Este video te puede interesar

Los materiales de la punta o electrodo son diversos y dependen del tipo de motor y calidad de la pieza. Aunque las bujías de platino tienen una vida útil de hasta 130 mil kilómetros quizá tu mecánico te recomiende cambiarlas cada 10 o 15 mil kilómetros, y no es una mala idea.

A tener en cuenta

Si decides revisar o cambiar las bujías tú mismo, lo primero que debes hacer es desconectar la batería por seguridad. Asegúrate de tener a la mano el código del estéreo de tu coche si está equipado con antirobo. Al levantar el cofre, si tu motor tiene una configuración en V encontrarás dos hileras de cables que van desde el distribuidor hasta la bujía; si es de cuatro cilindros o longitudinal encontrarás una sola hilera. Cada vehículo es diferente, por lo que debes de leer el manual antes, ahí encontrarás todas las especificaciones como tipo de bujía y calibración de las mismas.

Al remover los cables de la bujía debes tener precaución de no maltratarlos de la base, se deben acomodar de tal manera que puedas identificar a qué cilindro pertenece cada cable, si llegaras a remplazar la entrada con el cable equivocado el motor puede tener fallas de encendido o no arrancar. Se recomienda quitar uno a la vez, sacar la bujía, reemplazarla con la nueva, volver a conectar el cable y luego pasar a la siguiente para evitar confusiones.

Para remover la bujía necesitas un dado especial, una extensión y una matraca; se aflojan en el sentido opuesto a las manecillas del reloj y quizá tengas que usar un poco de fuerza si vives en un lugar muy húmedo. Al retirar la bujía ten cuidado de que no entre alguna basurita en su respectivo espacio, pues éste llega directamente a la cámara de combustión y pistón.

Calibrando

La nueva bujía tiene una separación entre los electrodos lateral y central; recuerda que es indispensable que esta separación sea la correcta, ya que de eso depende una correcta chispa, es por eso que algunas ya vienen calibradas desde fábrica. Es sumamente importante que cuando las compres te asegures muy bien de que correspondan al modelo y año de tu vehículo, pues varían según el número de electrodos, longitud de la rosca y su diámetro. Las hay con electrodos y núcleos de varios metales: cobre, platino, iridio, por ejemplo.

Paso a paso

Necesitarás:

  • Matraca (de 3/8 preferentemente)
  • Extensión
  • Dado para bujía (los más co- munes son 5/8, 3/4 y 13/16)
  • Calibrador de bujías
  • Grasa antipegue y grasa con silicón para componentes eléctrico.

Dependiendo del tipo de motor y configuración (si tiene bobinas individuales):

  • Desarmador plano
  • Desarmador punta torx
  • Desarmador de cruz
  • Dado de 10 mm o inferior
  • Torquímetro
1. Quita los cables

Identifica los cables que van del distribuidor hasta las bujías; sabrás si necesitas un desarmador para retirar las bobinas individuales o si sólo es necesario jalar de la bota del cable (de la base y con mucho cuidado para no trozarlo).

2. Afloja las bujías

Introduce el dado montado en la extensión y comienza a aflojar la bujía.

3. Cuidado al tomarlas

Pueden estar muy calientes, retíralas con cuidado.

4. Lubrícala

Coloca la nueva bujía en el dado, usa un poco de grasa anti-pegue en la cuerda, no mucha, y mantenla alejada de los electrodos.

5. Confirma la lubricación

Si tienes a la mano un calibrador, checa que la separación entre electrodos sea la que dicta el fabricante; corrígela haciendo uso de la herramienta y cuidando de no romper el electrodo lateral.

6. Coloca la bujía nueva con cuidado

Introduce la bujía y primero atorníllala con la fuerza de la mano sobre la extensión, sin usar la matraca; ten cuidado de no trasroscarla.

7. No apliques más presión de la necesaria

Aprieta con la matraca; si no tienes un torquímetro a la mano normalmente se recomienda 1/4 de giro adicional una vez que se detiene la matraca al enroscar la bujía.

8. Más lubricante

Coloca grasa con silicón en la boca del cable o en la punta del tubo de la bobina individual donde enchufará con la terminal de la bujía.

9. Conecta ambos lados del cable

Enchufa el cable o tubo de la bobina individual según sea el caso.

10. Ahora las que siguen

Repite este proceso bujía por bujía si tu coche tiene motor V8, ¡suerte y paciencia!

IG

No pudimos encontrar notas relacionadas
Notas relacionadas