Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Mercedes-Benz Clase C 2015 desde Marsella

Por: Redacción AutoBild 09 Abr 2018
Un modelo que hereda la estética de otros componentes superiores de la gama Mercedes-Benz, en un atractivo ejercicio de deportividad y elegancia de destacable resultado. Como […]

					Mercedes-Benz Clase C 2015 desde Marsella

Mercedes-Benz Clase C 2015 desde Marsella 0

Un modelo que hereda la estética de otros componentes superiores de la gama Mercedes-Benz, en un atractivo ejercicio de deportividad y elegancia de destacable resultado.

Como era previsible, el C crece en todas sus cotas para distanciarse del recién y exitoso CLA. Así, el sedán de segmento D incrementa su batalla en 76 milímetros hasta los 2.840 milímetros (muy generosa), mientras su longitud se estira hasta un total de 4.686 milímetros, con una anchura que también crece hasta colocarse en 1.810 milímetros. Colocándolo en perspectiva, el nuevo C es más largo que un Serie 3 de BMW y más estrecho (67 milímetros), aunque se mete ya en unas proporciones que antes eran casi más propias del segmento E. La cajuela de 480 litros supera al del modelo anterior, y se coloca a la altura del Serie 3 actual.

En el plano estético, el frente incorpora el ADN instaurado por los Clase A, CLA y compañía, muy vertical, faros de diseño muy “de marca”, y defensa que, con el acabado deportivo, cuenta con tomas de aire a los lados. La parte trasera heredada del “Clase S”.

El Clase C estrena una carrocería donde casi todos los paneles exteriores están conformados en aluminio, para reducir la masa total del vehículo. Algunos elementos interiores del monocasco también emplean este material, que representa el 50% del volumen total de metal empleado en el chasis. En total, el auto es 110 kilos más ligero que el modelo precedente, a igualdad de motor.

El interior presenta con un diseño completamente nuevo, que mezcla lo visto en las clases A y S, con un monitor LCD que sobresale del mismo para hacer las veces de sistema de infoentretenimiento, con un acabado metálico de los elementos.

Las ayudas a la conducción son el control de crucero activo, la ayuda para seguir el carril de la carretera, o el sistema de freno automático para evitar accidentes o minimizarlos, que funciona, atención, hasta velocidades de 200 km/h, ahí es nada.

El sistema de prevención de impactos lee ahora no sólo el tráfico delantero y trasero, sino también el lateral, y puede actuar en consecuencia. Y por si fuera poco, el Clase C se estaciona solo, tiene visión 360º a través de un sistema de cámaras, y estrena múltiples airbags de nuevo diseño, como el de cadera para los pasajeros de las plazas delanteras, los airbag laterales traseros de serie, o un nuevo tipo de airbag para las lunas.

Otro dispositivo curioso y digno de mencionar es el sistema de aire acondicionado que, trabajando con ayuda del GPS, detecta el acceso a túneles para recircular el aire del habitáculo durante tu estancia en ellos y evitar meter demasiado CO2 en el interior.

Los faros, con bombillas halógenas H7 de serie, pueden solicitarse con tecnología LED completa, en dos variantes, una de LED estáticos, y otra con LED inteligentes que modifican el haz de luz para ajustarse a la carretera y al resto de vehículos que circulan por ella.

De esta manera, el sedan alemán establece nuevas referencias en la categoría en términos de consumo, seguridad y comportamiento dinámico. Otros detalle destacbales son su nuevo tren de rodaje dinámico –con suspensión neumática opcional–, o la amplia variedad de sistemas de asistencia a la conducción disponibles.

Este video te puede interesar

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
BFGoodrich, cuando la pasión se encuentra con el desempeño
Descarga AQUÍ el especial del mes BFGoodrich, cuando la pasión se encuentra con el desempeño ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas