PUBLICIDAD
gt2rs2.jpg

Porsche GT2 RS: 700 caballos de diversión

Escrito por: Redación AutoBild

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

El Porsche 911 GT2 RS, que por capacidades es el 911 más rápido a la venta en estos momentos. Un animal difícil de domar pero muy retribuyente cuando lo que se quiere es llegar al límite.

El secreto está en el propósito. Y el del GT2 RS es volverse el 911 más inclemente hasta el momento. Detrás del nombre hay historia, pues algunas de las características más relevantes de esta preparación tienen que ver con su brutalidad al límite y la alta exigencia de concentración hacia quien maneja. Esto por la ubicación trasera del seis cilindros bóxer en conjunción con la tracción posterior, gestionada mediante una transmisión manual. Por sus reacciones volátiles fue que en el pasado se ganó el mote de “Widowmaker” y era natural que para esta entrega la marca de Stuttgart no escatimara en tecnología para optimizar su desempeño. Tomando como base el motor del 911 Turbo S, los ingenieros de Stuttgart sustituyeron las turbinas por unas de mayor tamaño. Mejoraron el sistema de refrigeración, pues teniendo en cuenta que es un vehículo de pista principalmente necesita aire en grandes cantidades.

La optimización llegó hasta el escape, que reduce en 7 kg el peso del equipado por las el 911 Turbo gracias a su fabricación en titanio. Con esto la potencia llega a los 700 caballos de fuerza, mientras que el cambio más trascendental en el tren motor viene de mano de la transmisión, que sustituye el adorable cambio manual por uno más eficiente de doble embrague con siete marchas.

Esta tendencia sigue lo visto en el GT3 RS, aunque habrá puristas que no siguan a Porsche en esta decisión. Para optimizar el paso por curva, la alemana aplica toda la tecnología disponible, como eje trasero direccional y también un diferencial autoblocante, todo gestionado mediante el Porsche Torque Vectoring Plus. Además, puede elegirse el denominado “Weissach Package”, que equipa barras estabilizadores, volante y levas de cambio en fibra de carbono; jaula de seguridad fabricada en titanio y rines de magnesio. Incluso se dice adiós a las alfombrillas para reducir el peso total en 30 kg. Al final es el juguete definitivo. 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Notas Relacionadas

No encontramos notas relacionadas.