Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Prueba: Chrysler 300C V6 Pentastar

Por: Redacción AutoBild 09 Abr 2018
A Lo Grande Poder viajar placenteramente debe ser un privilegio y no lo contrario, es decir, la amplitud sí importa cuando quieres que tu tiempo […]

					Prueba: Chrysler 300C V6 Pentastar

A Lo Grande

Poder viajar placenteramente debe ser un privilegio y no lo contrario, es decir, la amplitud sí importa cuando quieres que tu tiempo en un automóvil sea un paseo y no un martirio.

Prueba: Chrysler 300C V6 Pentastar 0

Y es que el Chrysler 300 C puede que sea uno de los sedanes más amplios, cómodos y lujosos del mercado, capaz de dar auténticos paseos cuando se traslada a diario —sin importar la talla de los ocupantes—, si se circula por una avenida con baches o en medio de un tránsito infernal.

Este video te puede interesar

Te puedo decir que uno de los grandes atributos del 300 C es su estética, y es que no voltear a verlo es imposible: imagínate un auto muy cuadrado y de cinco metros de largo, casi dos de ancho, con un frente cuya parrilla ocupa gran parte del espacio; a un lado de ésta van posicionados dos faros con luces bixenón y una franja de luces LED… me parece ver una cara de malo que es imposible no voltear a ver.

Prueba: Chrysler 300C V6 Pentastar 1

Y es que desde cualquier ángulo en que se vea el Chrysler 300 C será inevitable apreciarlo, ya que incluso en las zonas como los costados, donde los trazos son limpios, sería un pecado no disfrutar de los impresionantes rines de 20 pulgadas con diseño de 10 brazos dobles.

La parte trasera lleva el nombre del modelo, así como el logo de la marca al centro de la cajuela; esto lo diferencia del resto de la gama 300, ya que existe un modelo que prácticamente no cambia en diseño estético, ni en equipamiento interior, pero sí lo hace en motorización.

Pocas veces hablo del toldo del auto y es porque pocos son los que se merecen tal mención. El 300 C cuenta con un toldo panorámico que es muy grande y ocupa cerca de 70% del techo del vehículo; la unidad que probé era color blanco, lo que hacía que el toldo resaltara mucho, pues el cristal cuenta con un entintado casi negro.

El interior

En el interior del 300 C llama la atención la innumerable cantidad de detalles y del gran nivel de equipamiento que lleva de serie. Los enormes asientos están forrados en piel napa (piel muy suave y fina) perforada; en el caso de los delanteros los controles son eléctricos, cuentan con calefacción y ventilación, además de que la superficie de contacto es muy amplia, lo que permite acomodarte aún mejor; los traseros cuentan únicamente con calefacción. Desde el volante puedes acceder a la computadora de viaje, controlar el radio, el teléfono, el control de crucero así como el sistema de alerta contra colisiones frontales.

El quemacocos desde mi punto de vista es más un toldo de cristal corredizo, pues se abre a la mitad, así los ocupantes de las plazas traseras pueden disfrutar también.

Prueba: Chrysler 300C V6 Pentastar 2

En el tablero se encuentra el centro interactivo y multimedia Uconnect Touch, que cuenta con una pantalla de 8.4 pulgadas con sistema touchscreen, radio AM/FM/CD/USB/DVD/MP3, lector de tarjeta SD, control de iPod y ajustes personalizados del vehículo y sistema de navegación GPS Garmin. El audio fue pensado en los que nos fascina escuchar música con una excelente definición, y es que equipa un sistema de audio Premium de 10 altavoces Beats, con subwoofer y amplificador de 552 W. Todo esto lo puedes controlar desde el volante, que además está forrado en piel, cuenta con insertos de madera y es calefactable, cosa que se disfruta mucho en esas mañanas frías.

En fin, un automóvil premium enfocado en la comodidad y placer de sus ocupantes, debido entre otras cosas a que no es un cinco plazas, aunque tiene esta posibilidad, el auto está pensado más bien para cuatro personas que viajen a sus anchas.

El motor

La fuente de poder que mueve de excelente forma al 300 C es un V6 Pentastar de 292 caballos de fuerza, y está acoplado a una transmisión de ocho velocidades, sí, leíste bien, ocho cambios, y es que con esto se gana el apartado del consumo de combustible, es decir, hace cambios muy rápidos evitando que el motor rebase las 3 mil vueltas, por ende sus emisiones contaminantes son muy bajas.

Prueba: Chrysler 300C V6 Pentastar 3

En el apartado de la seguridad el 300 C es un auto muy completo y que está pensado en cuidar a sus ocupantes. Cuenta con control de tracción y de estabilidad, frenos de disco con ABS, bolsas de aire frontales, laterales, de cortina y una de rodillas para el conductor.

Conclusión

El Chrysler 300 C es una excelente opción si buscas un auto que te dé confort y que puedas ir lo más cómodo posible con tecnología y seguridad.

Precio: $578,400 pesos.

EP

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
BFGoodrich, cuando la pasión se encuentra con el desempeño
Descarga AQUÍ el especial del mes BFGoodrich, cuando la pasión se encuentra con el desempeño ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas